Qué participación

Sólo podemos hablar de participación cuando se toma parte en los procesos decisorios en los que se definen las necesidades sociales, loa intereses colectivos, las intervenciones prioritarias, la asignación de recursos y la implementación y evaluación de programas y proyectos correspondientes.

Hablamos, por tanto, de la participación en los asuntos públicos, ya sea en o con instituciones políticas locales, regionales o estatales, ya sea en ámbitos comunitarios en los barrios, pueblos o ciudades. Participación en todos los asuntos públicos, ya sean de naturaleza política, social o económica, y siempre bajo el enfoque de lo público-común.

En este marco, podemos diferenciar lo que hoy día denominamos participación ciudadana, de lo que son las democracias participativas, directas e inclusivas. Y es importante delimitar las características de ambas, para articular mejor nuestras estrategias a la hora de hacer política desde la ciudadanía.

En el siguiente cuadro, exponemos algunos de los criterios que distinguen unas y otras prácticas, y que siempre hemos de ver como orientativos, pues normalmente no siempre encontraremos todos los criterios en igual medida, en el mismo momento y en el mismo lugar.

cuadroPC-DP

En definitiva, no existen las recetas, sino que tanto los espacios de participación ciudadana como los de democracias participativas tenemos que irlos construyendo en las prácticas diarias, entre todas las redes que conformamos las comunidades. Y entre ambas se abren muchos caminos que nos pueden llevar hacia unas u otras según seamos capaces o no de abrir las grietas suficientes en el sistema, de romper con la comodidad del “orden dado”, con la certidumbre de la “verdad absoluta”.

A partir de estas distinciones, y teniendo en cuenta de dónde partimos, y qué redes están sobre el terreno, se trata de ir trabajando en el sentido de las democracias participativas, sabiendo que no son procesos lineales, y que siempre tenemos que comenzar desde los dolores que se manifiestan por parte de la ciudadanía en sus relaciones de la vida cotidiana, de forma que las energías fluyan creativamente y hagan que los procesos de toma de decisiones y de puesta en marcha de las mismas, sean más fluidos y eficientes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s