Foros Locales

Los foros locales se crean a finales del año 2016 con el objetivo de sustituir a los consejos territoriales, como órgano de participación ciudadana, en el marco del ROPC (Reglamento Orgánico de Participación Ciudadana) del Ayuntamiento de Madrid, aprobado en el pleno del mes de mayo de 2004

Una vez publicado el Reglamento de Funcionamiento de los FFLL, en febrero del 2017 se constituyó en todos los distritos el Foro Local, que ha estado activo hasta el cambio de legislatura, en junio del 2019, aunque las mesas y grupos de trabajo pueden seguir realizando sus tareas hasta la constitución del siguiente foro, previsto para el mes de noviembre.

La constitución del nuevo foro se hace en un plenario, en el que participan las personas y entidades que previamente se han inscrito, y que está presidido por la persona que ostenta la concejalía del distrito.

En el plenario de constitución se elige una vicepresidencia y suplencia, y se constituyen las mesas que se proponen y acuerdan, por parte de las personas y entidades presentes, junto con las personas que van a coordinarlas. Todas ellas conforman la Comisión Permanente, órgano de coordinación, impulso y gestión de la actividad del foro entre plenarios.

Qué son los foros locales

El foro local, dice el reglamento, quiere ser un espacio público de encuentro, dialogo, deliberación, concertación, propuesta y evaluación de políticas públicas, entre la ciudadanía organizada y no organizada, y la administración pública.

Quiere ser un espacio accesible a todas las personas que habitan la ciudad, donde haya información y rendición de cuentas por parte de la administración local.

Ahora bien, no basta con poner estas cosas en un papel. Ya tenemos la experiencia de los consejos territoriales, de los que aún hoy en día pocas personas y entidades saben de su existencia, y que a lo largo de esos años apenas fueron desarrollados en toda su potencialidad.

Hay que tener en cuenta, también, que en el ayuntamiento no todos los grupos políticos (ni ahora, ni antes, ni después) comparten la misma visión de lo que quieren que sea la participación de la ciudadanía, por lo tanto, no solo se trata de aprobar una normativa, sino de cómo se desarrolla, cómo se realiza y cómo se lleva a cabo un plan de comunicación efectivo, y un plan de participación permanente, que facilite. Todo esto cuesta dinero y no siempre se considera una prioridad.

Es decir, que para que las personas y las entidades quieran participar en un espacio como éste, es necesario que primero se conozca su existencia, y después se vea que sirve para algo…

Para qué nos puede servir el Foro Local en nuestra vida en la ciudad

¿Para qué nos puede servir el foro local? Para nada o para mucho, depende…

Depende de si desde las juntas de distrito se potencian más como espacios referenciales y de rendición de cuentas, de interlocución y concertación, o si se trata solo de conseguir una imagen publicitaria que nos exigen desde Europa, al tiempo que se controla y regula al máximo la participación ciudadana.

Y depende de si desde la ciudadanía organizada se busca solo resolver cuestiones de gestión del día a día, o se tiende más a desbordar el propio espacio, apropiárselo tomando iniciativas de co-gestión y de autogestión desde la base…

Si formas parte de una asociación, además, sabes que los espacios de participación no se sostienen solos. No disponemos de una gran cultura de la participación porque son muchas décadas de déficit las que llevamos a cuestas, y el sistema educativo no la favorece en absoluto.

Así que, las propias asociaciones tienen el reto de ser dinamizadoras de la participación de las vecinas y vecinos en estas cosas. Si consiguen verse en el foro local como grupos motores barriales y distritales, ofreciendo una visión global y articulada de los problemas y las demandas ciudadanas, en lugar de ir a la respuesta fácil, a competir o a buscar la representatividad de cada cual, estaremos en el buen camino para hacer cosas que nos sirvan para mejorar y cambiar…

Si no formas parte de ninguna asociación, pero te interesa este espacio, la propia dinámica de trabajo colectivo que se pretende desarrollar, facilitará la incorporación y, a poco que te impliques activamente, sentirás la necesidad de conectar más permanentemente con algunas redes, no necesariamente asociativas (aunque también), porque el hacer para que sea transformador no puede ser individual, sino colectivo.

En definitiva, se trata de reconocer por parte de institución y ciudadanía que el poder de cambiar las cosas ya no puede seguir estando únicamente en manos de la institución. Que todas queremos ser responsables en la búsqueda de soluciones a los problemas del día a día, a las planificaciones a medio y largo plazo y eso implica, necesariamente, una redistribución del poder de decisión sobre las políticas y sobre las prioridades presupuestarias.

Back To Top